La vida quiere vivir, la vida quiere vida, la vida tiene sed de vida. Pero hay un punto en que la vida animal y la vida humana se diferencian y es cuando la vida humana toma forma en la llamada al otro, en la invocación al otro, –podríamos decir radicalmente– en la oración: la vida humana es vida que se dirige al otro.

Todos nosotros hemos sido “gritos en la noche”, todos nosotros hemos tenido la experiencia de ser un grito en la noche. Un niño que grita en la oscuridad: todos nosotros hemos sido este niño que grita en la noche, todos nosotros hemos experimentado el grito.

Entonces, ¿cuándo se humaniza la vida? Cuando este grito que hemos sido lo escucha otro, traducido en pregunta de amor, traducido en demanda de amor, traducido en demanda de presencia.
Massimo Recalcati
Trabaja en Milán como psicoanalista y es miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, atesorando el Título AME. Fundador de JONAS (Centro de Investigación Psicoanalítica sobre los Nuevos Síntomas). Da clases en la Universidad de Bérgamo y en el Instituto Freudiano de Milán. Entre sus publicaciones destacan: Der Stein der Anstossen. Lacan und das Jenseits des Lustprinzips (Viena, 2000), Sull’ odio (Milán, 2004), L’omogeneo e il suo rovescio. Per una clinica psicoanalitica del piccolo gruppo monosintomatico (Milán, 2005), Per Lacan: neoilluminismo, neoesistenzialismo y neoestrutturalismo (Roma, 2005). A su vez, cuenta con dos libros traducidos al español: La última cena: anorexia y bulimia (Buenos Aires, 2004) y Clínica del vacío: anorexias, dependencias, psicosis (Madrid, 2003). Colabora, asimismo, en La Psicoanalisi, L’Attualità Lacaniana y Aut-Aut, entre otras revistas internacionales, y también escribe desde hace años en el periódico Il Manifesto.
Back to Top